Un estudio constata que la mujer es más sensible a proyectos sostenibles y a las necesidades de las personas en general

Wed, 15/06/2022

La profesora de la UDIMA, la doctora Manuela Cañizares, durante el congreso en Sevilla.
Un estudio práctico desarrollado entre alumnos de la Universidad a Distancia de Madrid, UDIMA, pone de relieve que las estudiantes se muestran más comprometidas con los proyectos sostenibles y, en particular, con las necesidades generales que presentan las personas.

Por Alberto Orellana

Las conclusiones de este trabajo académico en comunidad han sido expuestas por la profesora de la UDIMA Manuela Cañizares en el XX Encuentro Internacional ASEPUC, un espacio de debate y reflexión organizado por la Asociación Española de Profesores de Contabilidad, a la que pertenece la doctora. La Universidad de Sevilla ha acogido el bianual punto de encuentro e intercambio de experiencias entre profesionales del sector contable, bajo el lema La contabilidad y la auditoría trabajando por los objetivos de sostenibilidad.

Cañizares participó en el congreso dentro de la temática Ética, Gobierno Corporativo y Responsabilidad Social Corporativa. Su ponencia versaba sobre un proyecto para ver la capacidad de concienciar a los estudiantes de educación superior acerca de los proyectos de sostenibilidad y economía circular en países desfavorecidos.

Una iniciativa que se puso a prueba en las aulas de la UDIMA como una actividad optativa para los alumnos, orquestada dentro de un proyecto elaborado de forma conjunta con otras cinco universidades. Cañizares acudió acompañada del profesor de la Universidad Complutense de Madrid (UCM), Alberto Martínez de Silva, para contar su experiencia.

Cañizares es profesora de la asignatura de Costes, tanto en el Máster de Dirección y Gestión Contable como en el Máster en Dirección Económico-Financiera de la UDIMA. Allí se planteó, con "bastante buen" resultado, admite la docente, que los estudiantes pudieran acceder a esta actividad de forma voluntaria para su evaluación.

Con una serie de documentación facilitada en el aula (vídeos, seminarios) se les propuso un caso práctico basado en la gestión de un proyecto real de desarrollo sostenible. Los alumnos debían calcular los costes y el tiempo que tardan en amortizar la inversión de una serie de pozos otorgados a una familia para cosechar, y ver la forma de reinvertir los beneficios de esa cosecha para poder darle otro pozo a otra familia.

Luego se le preguntaba cuánto se tardaba en amortizarlo. "Son proyectos reales que se están llevando a cabo en Etiopía, y funcionó bastante bien

.

Ellas se implican más

La investigadora destaca que, tras hacer esta práctica en el aula, se ha comprobado que los alumnos de la UDIMA, sobre todo ellas, tienden a pedir más información para decidir si involucrarse directamente en dichos proyectos sostenibles. "Los alumnos estaban motivados y percibían positivamente la actividad; les resultó bastante ameno", comenta.

Una de las variables que se miden principalmente es el grado de compromiso de los alumnos con los proyectos de desarrollo sostenible y la percepción que tienen de la utilidad de estos. La sensibilización y el compromiso. Y una de las conclusiones más interesantes fue que las mujeres son mucho más sensibles a la problemática de la sostenibilidad, "y a las necesidades humanas en general" valora.

Los hombres se distancian un poco más, porque ellas son las que más información solicitan una vez conocen el problema, abunda. "Luego, sorprendentemente, la gente que recibe esta información suele demandar más para decidir si colaborar activamente con el proyecto o no. Con lo cual ya es un buen síntoma, porque se están sensibilizando con el tema y se preocupan", asegura. Y al final este es el objetivo real del proyecto.

Llevar la contabilidad a la sociedad

El contexto en que vivimos urge a que la contabilidad y la auditoría, como los demás sectores profesionales, adopten nuevos enfoques más allá de la propia empresa; más allá de los inversores, e involucrando a toda la sociedad. Están obligados a romper paradigmas, para lo cual ya empieza a cuestionarse la utilidad y fiabilidad de los inmensos volúmenes de datos de la tecnología y los entornos digitales.

Desarrollar un marco normativo adecuado en un entorno de cambios constantes, así como evolucionar en la transferencia del conocimiento del ámbito contable a la sociedad, son algunos de los grandes retos del sector. Para lograrlos es necesario que profesionales e investigadores trabajen de la mano. Y con este objetivo se puso en marcha el Congreso de la ASEPUC: reunir a la comunidad científica nacional e internacional y al sector profesional de la contabilidad para enriquecer el conocimiento básico y aplicado en esta materia.

El lema del congreso se centró en la sostenibilidad, pero había muchos otros temas, todos relacionados con la contabilidad, explica Cañizares. Las tendencias, los retos de las futuras generaciones o la empleabilidad fueron algunas de las cuestiones que se trataron entre los días 8 a 10 de junio en la capital andaluza.

Además de tratar de recuperar la normalidad, la doctora en Ciencias Económicas y Empresariales recalca el valor del congreso: "Ver qué están haciendo tus compañeros" de profesión, y cotejar sus avances en investigación. "Para eso vienen muy bien este tipo de congresos, porque además es la manera de ver qué se está publicando y dónde".

Galería de imágenes

La profesora de la UDIMA, la doctora Manuela Cañizares, durante el congreso en Sevilla.